Análisis sobre equipos de aire acondicionado portatil

No pases calor, lleva el aire contigo

aire acondicionado portatil

Llega Mayo y ya hace mucho calor, cada comienzo del verano se te presenta el mismo dilema: ¿¿Cómo sobreviviremos hasta Octubre??. La realidad es que no puedes poner un aire acondicionado porque tu casero no permite hacer obras, porque la obra supone un descalabro en la economía familar ó porque prefieres gastarte el dinero en vuestro viaje a Nueva York. Toca plantearse la idea de comprar un aparato de aire acondicionado portátil.

El aire acondicionado portátil resulta un desembolso mucho menor, y teniendo en cuenta que los veranos son cada vez más largos y más calurosos, será un gasto totalmente rentable y amortizado. No necesita obras molestas y podrás transportarlo de una habitación a otra, sólo tendrás que seguir una serie de instrucciones para que la factura de la luz no se eleve demasiado.

Su funcionamiento, diferencias con un aire acondicionado convencional

El sistema para refrigerar en ambos aparatos es el mismo: generan el aire frío extrayendo el aire caliente utilizando para ello un compresor y un transformador. Mientras que en los aparatos portátiles ambos mecanismos están juntos dentro del equipo, pero en los convencionales uno está en el exterior, al otro lado de la pared, y el otro dentro de la estancia.

Ten claro lo que estás comprando...

Lo primero que debes saber es que es que al ser más pequeños son aparatos menos potentes y enfrían menos.

Lo fundamental es saber que hay que sacar el tubo de aire caliente por un agujero en la ventana. No te dejes engañar: por el momento si el aparato no tiene un tubo que hay sacar por la ventana no es un aire acondicionado, será otro tipo de climatizador, pero no un aire acondicionado portátil.

También ten en cuenta que, aunque el desarrollo tecnológico permite que cada vez hagan menos ruido, son aparatos más ruidosos que los convencionales. Aunque por el día no suponga una molestia grande, por la noche sí es más difícil dormir con el aparato encendido. Lo que sí podrás hacer es programarlo para que se apague solo pasadas unas horas, cuando ya hayas cogido el sueño y te permita el descanso.

...y cómo se debe utilizar

Antes de comprarlo hay que buscarle un sitio adecuado en la casa ó sala donde lo vayamos a poner para conseguir que el aparato sea lo más eficaz posible y no derrochar energía, con el coste en dinero que eso supone.

Debes tener en cuenta que debe estar cerca de una ventana para poder sacar el tubo por ella, y lo ideal es que esté lo más cerca posible de ella, evitando que se llega a calentar. En la mayoría de los casos, quedará mucha ventana abierta y hay que buscar un medio para sacarlo sin tener que tener este espacio de ventana abierta. Las 2 opciones más utilizadas son ó bien hacer un agujero en el cristal del tamaño exacto del tubo, que se tapa en los meses en los que nos se usa el aire con una tapa aislante, ó bien comprar una especie de tela aislante que cubra todo el espacio de la ventana, excepto el tubo. Ambas opciones están bien y son baratas.

En algunos modelos hay que vaciar el depósito del agua condensada cada cierto tiempo, ya que su sistema de funcionamiento hace que se condense agua. Los más modernos, y también más caros la evaporan y la sacan por el tubo del aire. Una preocupación menos!!!

Colocarlo encima de una alfombra reducirá un poco el nivel de ruido. Puedes probar también a ponerlo en una esquina para que te llegue menos el ruido, siempre que tengas la ventana cerca claro.

Tampoco es conveniente colocarlo en un lugar en el que reciba la luz y el calor del sol directamente, ni al aparato ni al tubo. De esta manera evitaremos el calentamiento y funcionará más eficientemente.

Limpia los filtros para evitar males mayores

La limpieza de los filtros es la principal medida para mantener refrescante tu aparato. Con que los limpies al menos 1 vez será suficiente en principio. Lávalos con agua y jabón y espera a que se sequen para volverlos a colocar.

Como elegir tu modelo

1. Las frigorías. Las frigorías por hora miden la capacidad que tiene el equipo de aire acondicionado para absorber el calor ambiental en una hora. A medida que el aparato tiene más frigorías enfriará más rápidamente y mantendrá el frío durante más tiempo con más facilidad.

Como regla general, según los expertos en climatización, serán necesarias entre 100 y 140 frigorías por metro cuadrado estando la casa vacía y habría que sumar 100 más por cada persona que haya en la estancia.

2. La clasificación energética. Los aparatos de aire también tienen una clasificación de eficacia energética, que encontrarás en la etiqueta de la caja, o en su defecto, en la web del fabricante, como cualquier electrodoméstico. Te convendrá elegir uno con una clasificación A o A : con un consumo razonable tendrás un buen rendimiento.

3.El ruido. Medido en decibelios, es lo que más puede llegar a diferenciar a un aparato barato de otro caro. 40 o 45 db es lo mínimo, mientras que otros llegan hasta los 65 db.

Trucos para mantener tu casa fresca ahorrando en tu recibo de la luz

Está claro que no quieres pasar calor, pero tampoco puedes derrochar dinero. Te damos algunos trucos para hacer un consumo responsable y correcto. Conseguirás ahorrar disfrutando de la mejor de las temperaturas en verano:

- Ten en cuenta que en verano la temperatura adecuada de una casa está entre los 22 y 25 grados; aunque tú seas muy caluroso, tus defensas y tu cuerpo protestarán cuando salgas a la calle y haga un calor terrible. Los cambios bruscos de temperaturas no son nada buenos.

- Recuerda que cada grado que bajes hará que suba la factura de la luz un 8% aproximadamente.

- Aísla tu casa del calor instalando toldos, y en las horas de más calor y más luz, baja las persianas. Notarás que gastarás menos luz porque el aparato de aire acondicionado portátil trabajará menos.

- En zonas de mucha humedad, baja los grados. Si tu equipo tiene control de humedad, mantenlo entre el 40 y el 60% con respecto al aire.

- Ventila en las horas de menos calor, al amanecer ó por la noche, de esta manera evitas que entre calor de más en la casa.

- Mantén los filtros lo más limpio posible. El hecho de que los filtros estén sucios hace que el aparato consuma más energía.

- Cuando el aire esté en marcha, mantén la habitación cerrada, tanto las puertas como las ventanas.

- Y por supuesto, apaga el aparato cuando no haya nadie en la habitación; no tires el dinero.

También podría interesarte

# ventiladores: Ventiladores, la solución más eco-friendly para combatir el calor

# climatizadores evaporativos: Lo que no sabes de los CLIMATIZADORES EVAPORATIVOS, conocelos a fondo