humidificadores bebe

El mejor regalo

humidificador-bebe

Uno de los primeros regalos que me hicieron cuando nació mi hija fue un humidificador, y la verdad, ignorante como era todavía de lo que se me venía encima, no lo entendí. Mientras todo el mundo llegaba al hospital cargados con flores, ropa, chupetes ó pañales, mi amiga Sara se presentó con un humidificador y yo, ¡no lo entendí!. A los pocos meses descubrí que era el mejor regalo que me podían haber hecho

A los seis meses mi hija empezó a sufrir bronquiolitis y el humidificador se convirtió en un aliado. Desde entonces, siempre regalo un humidificador a los padres primerizos; quizá su hijo no tenga problemas respiratorios, pero tenerlo en casa siempre viene bien. Pero siempre pidiendo la opinión de un pediatra, ellos nos dirán lo más apropiado para nuestros pequeños.

Razones para comprar un humidificador cuando llega un bebé a casa

Cuando un bebé llega a nuestras vidas cuidamos todos los detalles y nuestra casa cambia, tanto las rutinas como los aparatos que necesitamos, todo se acopla a ellos. Debemos pensar que su sistema respiratorio, sus ojos y su piel son muy sensibles a los factores ambientales como la temperatura y la humedad, y en este punto entra en juego el humidificador.

Aunque un humidificador es bueno para todos, pequeños y mayores, en el caso de los bebés es más necesario porque su sistema inmunitario se está formando y no está al 100%.

Según los expertos, lo aconsejable para la salud es tener una humedad relativa entre el 40 y el 60%. Mantener esta humedad constante es especialmente difícil en los lugares con climas secos, cuando en invierno ponemos la calefacción o con el uso del aire acondicionado en los asfixiantes días de verano; el uso de estos tipos de climatización puede llegar a reducir drásticamente la humedad relativa.

Es en estos escenarios de baja humedad cuando los bebés y los niños más pequeños pueden sufrir sus efectos: piel seca, que a veces se complica a eccema, ojos irritados, secado de las mucosas ó agravamiento de los catarros.

Hay que tener en cuenta que los inviernos cada vez son más secos, y eso hace que cada vez haya más enfermedades como las bronquilitis en bebés y niños pequeños. Cuando por experiencia propia tenía que ir a urgencias con mi hija todos los médicos me lo decían, que los inviernos fríos y secos traen este tipo de enfermedades en los niños, además de ser ambientes donde los virus y las bacterias campan a sus anchas.

Por estas razones, el tener un humidificador en casa, pero siempre dándole un uso adecuado, puede ser el mejor aliado para mantener a nuestros niños sanos.

Beneficios de un humidificador para un bebé

Si no es en casos graves, a los bebés de menos de 6 meses los médicos no se plantean medicarles para aliviar los síntomas de los catarros, y esto se llega a aconsejar hasta que cumplen los 2 años de edad. Lo único que recomiendan es lavados nasales con suero en caso de mocos y beber mucha agua en los casos de tos. El porcentaje correcto de humedad en el aire les ayudará a respirar mejor y a encontrarse mejor. En caso de duda recomendamos siempre consultar a un pediatra, ellos son los que te van a ayudar mejor que nadie.

tienda bebe

El porcentaje correcto de humedad en el aire les ayudará a respirar mejor y a encontrarse mejor.

Recomendaciones para hacer un buen uso de un humidificador para un beb

Un humidificador puede ser muy beneficioso para todos, pero siempre hay que realizar un buen uso de ellos. Desde aquí te aconsejamos siempre consultar a un pediatra sobre si es beneficioso para la salud de tu niño y, una vez que lo tienes:

- Asegúrate de que realmente necesitas un humidificador para tu bebé comprobando la humedad relativa de tu casa con un higrómetro o puedes incluso consultarlo con tu pediatra. Si sobre-humidificas su habitación se podrían generar otros agentes muy perjudiciales para la salud como los hongos del moho.

- Ten mucho cuidado de dónde lo colocas. Siempre debe estar lo más alejado posible de tu bebé y en una superficie plana, y con el cable donde no sea visible.

- Desenchúfalo si lo vas a transportar o limpiar y guárdalo si no lo vas a usar.

- Nunca cierres la puerta de una habitación donde esté funcionando un humidificador para evitar la sobre-humidificación.

El ruido blanco del humidificador

Los humidificadores son aparatos muy poco ruidosos, y podemos decir que los que rebajan el umbral de los 30 decibelios son dispositivos silenciosos. Los humidificadores ultrasónicos, con rangos de los 15 DB a los 35, son los más silenciosos del mercado.

El ruido que emiten los humidificadores es lo que se denomina ruido blanco, "sonidos constantes y planos donde ninguna frecuencia suena más alta que otra" y muchos padres hemos podido constatar que pueden ayudar a que los bebes se duerman, igual que si los pusieras una nana.